Inesperado brote en el Liceo de Barcelona

| |

La platea y los cinco palcos del Liceo transformados en un inmenso bosque ha sido una acción del artista conceptual Eugenio Ampudia. Menos de diez minutos duró el Concierto por el bioceno: apenas siete minutos de música, la elegía Crisantemi para cuarteto de cuerda que Giacomo Puccini compuso en enero de 1890 en memoria de Amadeo de Saboya, segundo hijo del rey de Italia, Vittorio Emanuele II, cuya repentina muerte a los 45 años conmocionó al país. Sin darle mucha importancia, Puccini la definió en el autógrafo como un Breve improvisso, pero emocionó tanto al público que su editor y mecenas Ricordi la publicó de inmediato.

No hubo sonoros aplausos al finalizar el concierto, pero  seguramente gran intercambio de comentarios con otros árboles que no pudieron ingresar a la sala.

Previous

Una sinfonía para el mundo: La 9na de Beethoven Documental de Christian Berg

Concierto de música argentina Marcela Roggeri

Next

Deja un comentario

WhatsApp chat
Desarrollo Web Efemosse